Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 mayo 2007

No sé lo que va a salir de aquí, no respondo, porque estoy hasta los huevos de no poder luchar contra los monstruos que nos ofrecen servicios fantasma.
Cada día desde hace unas tres semanas me quedo sin conexión a internet. No son largos períodos, más bien son pequeños cortes, que son los que más joden. Cada día tengo una media de cuatro cortes de 15 minutos, de 45 minutos, alguna vez de más tiempo y alguna vez de menos.
Acabo de llamar para quejarme y una tía borde me dice que si no he llamado al servicio técnico no cabe reclamación. Para llamar al servicio técnico me cobran la llamada, es un 902. Allí me dicen que un técnico vendrá a ver si es en la central (no sé donde está, a mi no me la presentaron), y si la central funciona perfectamente (apuesto el cuello a que funcionará perfectamente) entonces vendrán a mi domicilio a comprobar que no sea aquí, en casa. Esto me lo cobrarán. Aunque la avería no sea aquí (que estoy casi segura que no lo será, por que me constan más quejas por gente que conozco) el desplazamiento he de pagarlo. Por lo que saco en claro que para quejarme primero he de pagar.
Me han sugerido que anote todos los cortes para así poder reclamarlos después, por lo que hago desde aquí un llamamiento para que alguien me regale unas libretitas, por que me vendrán bien.
Joder, estoy tan harta de tener que pelearme por todo, que a veces siento ganas de tirar la toalla, en este caso sería darme de baja, que los jodan, pero mi baja sería insignificante para ellos, lo que me produce más rabia aún.
Hoy tenía un buen día, porque estoy esperando que me traigan algo que necesitaba y que un familiar me ha regalado, y estos hijos de puta me lo han jodido. ¿Esto también lo apunto en la libretita para poder reclamarlo?

Read Full Post »

Hoy hace un mes que abrí esta ventanita. Necesitaba aire fresco, ya que todavía coleaba a mi alrededor una borrasca que me amargó durante un tiempo.

Por una decisión de Taosen con respecto a su blog, abrí el mío. Este. Yo ya tenía uno, Murmullos,  que sigue abierto, pero cuya función es otra. Nunca había intercambiado impresiones con la poca gente que alguna vez dejó comentario. Aquel es otro mundo.

Aquí, en cambio, me tropecé con Desesperada y con Wilde, o con Wilde y Desesperada, no recuerdo bien, y tras ellos vino esta fantástica marabunta bloguera.

Jamás se me pasó por la cabeza que pudiera tener alguna visita, ni siquiera contemplaba dicha posibilidad ¡¡con la de blogs que hay por ahí!! Y mucho menos que se molestaran en dejar comentarios. Pero ayer, cuando recibí la visita dos mil, uff, pensé que lo mismo este bicho se equivoca. No puede ser que cuatro gilipolleces  mal escritas le interesen a alguien.

En mi vida real no encuentro a gente con la que me entienda, sé que tiene que haberla, pero no la encuentro. Estoy rodeada de mamás de ideas machistas, de gente desocupada y aburrida, con la que no me une ningún interés común. También sé que en parte es culpa mía. Sé que la imagen que proyecto en los demás es de borde. Nadie conoce mi timidez, mis complejos . . . Que más que complejos son realidades que trato de esconder.

No acabo de encontrar mi ubicación en un mundo al que siempre pienso que no pertenezco. Mi lugar es otro.

Mi lugar es un lugar donde la tolerancia prime por encima de todas las cosas, donde los sueños e ilusiones no se vean truncados por la ignorancia colectiva de quienes sólo buscan objetivos impuestos por una sociedad hipócrita. Mi lugar no entiende de colores, ni de formas, ni siquiera de nombres. Mi lugar está lejos, pero tengo la esperanza de vivir lo suficiente para morir en él.

Y mientras vivo y espero, en mi otro mundo he encontrado mi lugar en vosotros, en todos y cada uno.

Y pienso quedarme hasta que me echeis a patadas.

Read Full Post »

¡¡Joder!! si después del trabajo que me ha dado no lo veis, me corto las teclas.

No tengo ni idea de cual es el problema, pero si el otro día se veían, cómo es que hoy no?

Odio la informática. Pero esto ya es algo personal. Esta máquina no me domina porque a mi no me da la gana. ¡¡Ea!!

Que sepáis que mañana toca títeres otra vez, jajajajaj.

Read Full Post »

dscn0794.jpgdscn0746.jpgdscn0742.jpgCada año se están superando, ¡¡menuda jornada titiritera!!, y eso que esta vez títeres los menos, pero artistas llenos de originalidad a destajo. 

Esto es solo un pequeño anticipo, mañana todo lo demás. 

Read Full Post »

Foto verdadera

…Y la foto verdadera es………………….

    alehop

Read Full Post »

¿Quien soy?

Cuando leo alguno de vuestros blogs, juego a imaginar como sois a traves de lo que cada uno escribe. Y hoy me he preguntado, ¿como me imaginarán a mi?.

Os dejo siete fotos para que os decanteis por la se parezca a cómo me imaginais. No hay trampa, una de ellas soy yo.

 1ª-  Me gusta mirar de frente, a los ojos, a veces sé que intimido un poco.

2ª- Lo mismo me pongo de rubia que de morena que de azul.

3ª-  Nunca le he tenido miedo a las arrugas.

4ª-  Me gusta el negro.

5ª-  Me encantan los colgantes hippies.

6ª- Adoro los cambios de loock.

7ª- A menudo voy de asitas, siempre tengo calor.

Todas las afirmaciones a  pie de foto son ciertas.

Que dios reparta suerte.

Read Full Post »

Excursión

Interesados en tema excursión, por favor pinchad aquí.

Read Full Post »

¡Que viene el lobo!

De nuevo tengo un día hiperajetrado( reunión con el director a las 10.30, por lo de la dichosa excursión). Así que con vuestro permiso, tiraré de archivo para la entrada de hoy.

————————————————————

(Un martes trece antes de carnaval de este año)

Por regla  general, los martes y trece no me afectan, es más, yo creo que me benefician. Todo está en la mente, y yo estoy convencida de que es un día como otro. Hasta hoy, y eso que apenas ha comenzado.

La cuestión es la siguiente: desde que tengo uso de razón, siempre me ha pillado el toro, en todo, pero en lo que más, en esas cosas cotidianas como tener que comprar ropa para alguna ocasión especial, o bien llamar al médico para pedir una cita, en fin, la vida diaria y sus quehaceres. Pero siempre ha habido una tarea que se lleva la palma…. los disfraces para el cole. Yo no sé como me apaño, lo juro, pero siempre estoy la noche anterior, cosiendo hasta las tantas. Esta año me propuse que no me pasaría. Lo que yo no sabía es que uno no puede librarse de un plumazo de sus defectos, por más que lo desee, te persiguen hasta dar contigo y recordarte que siempre serás así.

Este año (como todos) nos han dado la lista de todo lo necesario, osea, disfraz y complementos, con dos semanas de antelación. Caperucita Roja. “Perfecto, lo tengo de cuando la mayor”. No me lo podía creer, era demasiado bueno, solo tenía que encontrarlo en el trastero. ¡¡¡Y dos semanas antes!!!!

 El traje es para el viernes que viene, pero ayer, lunes, la niña traía una nota del cole , para que hoy o mañana llevemos el traje y que la profe compruebe que todo está en orden, lo que por un lado me consuela, si las profes desconfían, es que es generalizado mi problema, lo malo es que yo aun no me había metido en el trastero.

Esta mañana, nada más levantarme, me asalta un pensamiento…. ¡el traje de las narices!. Me voy como una loca al trastero, y lo dejo acorde con su nombre, pero el traje no aparece. He de llevarlo hoy o mañana, así que aun me queda todo el día para comprar lo necesario y hacerlo, pero sin descuidar mis otras tareas, que no son pocas, y encima he quedado con mi hermana, para visitar a mi madre, y echarle una mano con la matanza de no sé cuantos pobres pollos, (yo solo voy de apoyo logístico), así que tengo que salir por patas, a comprar la tela, buscar lana amarilla para las coletas, y teñir unos zapatos de blanco, (yo no he visto nunca a caperucita con zapatos blancos, más bien me pega que llevasen unas botas camperas, pero puede ser que yo lo vea así , sin objetividad, ya que solo tendría que sacarlas del armario). En fin, esta noche a las cuatro de la mañana, estaré déjándome la vista en una tela roja y viendo el lobo del tiempo en cada puntada.

Martes y trece, mi día de suerte…. me acordé de ir al trastero, (creo que sigue siendo un buen día para mi). 

Read Full Post »

cercanias1.jpg

Lo siento chicos, me voy con mi peque a ver: “Huevito de ida y vuelta”

Aquí tenía dos añitos.

La foto, como casi todas, me la hizo Bicos.

Read Full Post »

Títeres

Ya están aquí de nuevo.

 

Hoy empieza el 8º Festival Internacional de Títeres de Redondela. Dura toda la semana.

A aquel  que piense que es un espectáculo para niños, le recomendaría que se pasase. Se iba a sorprender.

Es una semana especial para los que gozamos del arte. Hay ingenio a raudales, arte en lo más sencillo y en lo más complicado. Hay espectáculos creados de la nada más absoluta, tan solo con las manos, y espectáculos con toda un enjambre de hilos que parece imposible poder manejar.

Tenemos programación escolar de lunes a viernes, y este año tengo la suerte de ser una de las voluntarias para acompañar a los peques de preescolar. No me da llegado mañana, para disfrutar de sus caritas y del espectáculo, pero seré sincera, lo que más ilusión me hace es ver la cara de fascinación de mi peque.( Babas)

De jueves a domingo hay programación de sala. Los precios son de lo más asequibles, 4 euros los adultos y 2 euros los niños, y os aseguro por experiencia que vale la pena.

Y el fin de semana la calle se llena de titiriteros por doquier. Se respira un ambiente increible, con actuaciones  simultáneas repartidas por todas las placitas del pueblo. Hay que estudiarse el programa para no perderse ni una. La gente va de un espectáculo a otro entre sonrisas y buen rollo. Esa es la palabra. Buen rollo. Y sin contar los que vienen fuera de programa y se cuelan por las calles para sacarse un dinerito.

A los que vivais cerca os recomiendo que os paseis, os aseguro que volvereis cada año.

Read Full Post »

No sé qué hacer

A mi mayor no le gusta estudiar.

Tiene once años, y lleva arrastrando “su cruz” desde que pasó de infantil a primaria. Ahí se jodió todo.

En ese momento de su vida, nació mi mediana, cambió de cole,  cambió de pueblo, tropezó con una profe a punto de jubilarse que les tuvo dos años copiando cada día un párrafo del libro del lectura, y que lo único que hacía era alabar a las que iban conjuntaditas, lacito incluido, y mandar copiar. Esos fueron sus deberes dos largos años. A esto hay que sumarle que es una niña que nació el 29 de diciembre, por lo tanto va un curso “adelantada”.

Cuando llegó a tercero, el curso se le vino encima. Lo que más le sorprendió fue que la profe trabajaba, corregía y no se pintaba las uñas en clase. Todo esto no quiero que lo entendais como excusa para su desgana, si no como posible causa de ella. Desde entonces ha venido siempre a rebufo, por más que hemos intentado motivarla, no lo hemos conseguido.

Hemos probado de todo, tanto incentivos como castigos, pero nada. No es que se rebele, ni que se enfade, simplemente nos explica que no le gusta estudiar, que no encuentra motivo para ello, que solo quiere ser mayor para poder dejarlo. Hace sus deberes con la dedicación de quien sabe que es su obligación, jamás se ha negado a hacerlos. 

Como hija no tengo pega. Es responsable y educada. Obediente, cariñosa, charlatana, trabajadora. 

Ayer durante la comida salió el tema. No puede ir a la excursión que su clase tiene preparada para este viernes. Se van a Coruña, todo el día. Visitarán el acuario, el planeterio, y todo lo visitable. Pero ella no irá. Su profe la ha castigado. Ya es la segunda de la que le priva. Hace un mes fueron a visitar el parlamento gallego, en Santiago. A ella no la dejó ir.  Ni a ella, ni a dos de los gamberretes de la clase. A los gamberretes ya se sabe por qué. A ella, por suspender. Lloró todo el día.

En las reuniones que mantengo con la profe, reuniones con la niña delante por deseo de la profe, lo cual me resta posibilidad de exponer libremente mi punto de vista, ya que no quiero desautorizarla, me dice que ella cree que Alba tiene algun tipo de problema, que no hay nadie que no quiera estudiar por que sí, solo por que no le guste. He contrastado esta opinión con otras profes de la niña, ya que creo que yo podría estar en un error al no verlo de manera objetiva, y estas otras profes me dicen que es una niña de lo más normal. Le propuse a la profe, que ya que ella veía un problema oculto, me la remitiera al psicólogo del cole. Me dijo que no era necesario, que ella sabría afrontarlo. Su manera de afrontarlo está siendo privar a la niña de esas excursiones de cole, con compañeros del alma, que no se olvidan nunca. La niña pone empeño, pero no aprueba. Se perderá la excursión. Creo sinseramente que la profe debería premiar el esfuerzo, no el resultado, pero cualquiera se lo dice. Es una mujer muy estricta. Además, si ella misma es la que sugiere que la niña lo que tiene es un problema……¿Es justo que la castigue por tener un problema?

Y aquí viene mi duda. ¿Debo dejar que la profe haga algo que sé que a mi hija le hará daño, y que sé con toda seguridad que no dará resultado?¿Debo apoyar a la profe, aunque prive a la niña de algo que no podrá realizar jamás, ya que nunca volverá a tener once años, e intentar así un resultado que puede que no se produzca?¿Debo apoyar a la profe en busca de resultados académicos, que sin duda son importantes, o debo seguir mi criterio, e intentar que la niña tenga una experiencia , bajo mi punto de vista importante para su desarrollo emocional, y para su mejor crecimiento como ser humano?

Mi madre no me dejó ir a la excursión de fin de curso, y es una espina que no me quitaré jamás.

Por favor, dadme opiniones.

Read Full Post »

Un libro más

corazon111.jpgAyer como cada 17 de mayo, mis niñas y yo, (el boss curraba), nos echamos a la calle con el propósito de cumplir con nuestro ritual  de comprarnos un libro en los puestos de la calle.

Lo hacemos desde hace siete años, que es cuando nos vinimos a vivir a Redondela. Y no fallamos uno.

Los primeros años que pasamos aquí, no andábamos precisamente holgados en cuanto a la economía se refiere, esto no quiere decir que ahora lo estemos, pero bueno, sobrevivimos. Para alguno de vosotros gastarse un día señalado de un mes concreto 40 euros en libros puede resultar normal, de hecho debería serlo, pero en mi caso ha habido años en que resultaba casi un despilfarro. El caso es que aunque no teníamos un duro, decidí por aquel entonces que compraríamos siempre un libro cada una, por varias razones. La primera es que me encantaba la idea de tener un ritual con mis niñas, un ritual sagrado y mágico, y no hallé mejor opción que la de contagiarles mi pasión por la lectura, el gusto de revolver hasta topar el adecuado, el deseo de llegar a casa y ponerte a leer, a mirar, a admirar tu nueva adquisición. La segunda es aportar mi pequeño grano de arena con el que reforzar la iniciativa de los libreros, para que no dejen de sacar los libros a la calle, para que se desperecen de sus largos sueños acurrucados en cualquier estante. La tercera, bueno, la tercera es que así tenía una excusa para poder comprarme un libro más.

Ayer fue un día perfecto.

.

Foto de Bicos, (mi hermana, je je)

Read Full Post »

Bicos no vento

(Castellano)

Nada máis afastarse daqueles beizos, mergullárase nunha espiral de sensacións, que non podería explicar se  tivese que facelo. Elevárase dando voltas sobre si mesmo e sentírase cheo de vida. Aprendera de contado a facer reviravoltas a sua antoxanza, cunha forza que o enchía, sacando proveito das foleadas dun vento que soplaba máis e máis forte canto máis alto subía.

   E mentres se deixaba envolver pola nada e polo todo, fora tomando conciencia de quén era e de porqué estaba alí. Nun so intre, soubo que non era un bico calquera. De súpeto, era sabedor das xenerosas intencións de quen o botara o vento, e xa sabía tamén con canto amor foran arrimadas as mans nas que nacera os beizos nos que fora  creado.

  Era unha mañan tan clariña , que os raios do sol eran ceibes para chegar ate onde quixeran, xa que non atopaban  nada que os detubera. E decidira viaxar nun deses raios, e aproveitar a sua vida. Na sua esencia estaba marcado o seu destino, mais non tiña  marcado o tempo no que debía chegar a él.

  Sabía que non todos tiveran, nin terían, a sua sorte. Alguns naceran e morreran cáseque o mesmo tempo. Eran bicos os que os mesmos beizos depositaran no seu destino. Destinos moi diferentes. Unhas veces foran pousados con paixón noutros beizos e outras veces foran apertados contra as meixelas tenras dun neno. Ou arrimados con agarimo a fronte fervendo dun fillo. Outros, morreran o calor dos abrazos dalguns namorados, outros, nas curtidas mans dun avó.

  Pero él era un bico no vento, e polo tanto non o ataba nada mais ca unha obriga interior de facer o que sabía que debía facer. Pero non tiña presa. Podía ir todo o de vagar que quixera.

  Adicárase dende entón a percorre-lo seu camiño pola senda mais longa. Montárase nun raio do sol e deixárase levar polo vento, escomenzando dese xeito a mais fermosa viaxe que podia facer un bico.

  A sua primeira parada fora pra enredarse na roupa bencheirenta que atopara prendida dunha corda dourada, corda que se abrazaba con forza o tronco dunhas árbores, tan cheas de cereixas, que as polas caseque acariñaban o chan. ¡Que ben o pasara xogando consigo mesmo as escondidiñas, por entre os buracos dos encaixes dunhas sabas, que de puro branco, cegaban!. Pechara os ollos e deixárase envolver nunha loucura de fragancias e caricias, que quixera que ouberan sido para sempre. ¡Que fácil lle oubera resultado deixarse  tolear!. Mais con unha gran forza de vontade conseguira desfacerse do abrazo daquela roupa, pois sabía que coma esa experiencia tiña que haber milleiros.

 E non se trabucara. Seguira coa sua aventura. Unhas veces co vento a favor e outras con él en contra, mais calquera das duas situacions era abraiante.

  Sobrevoara rios longos coma mundos, nos que se vira reflexado e aquela imaxe deixarao sinxelamente abraiado, pois antes de terse mirado, non se imaxinara daquel xeito, tan inmenso e tan pouca cousa a un mesmo tempo. Despois daquela visión que tanto o sobrecollera, elevárase ainda mais para ver dende aló enrriba prados enteiros cheos de árbores que se deixaban acariñar pola brisa ou doblegar polo forte vento. Vento, vento, vento….que o atormentaba cando soplaba coma un furacán e que o adormentaba cando amainaba.

E nesas estaba cando chegara a sua primeira noite. Tan adormiñado estaba no berce da brisa, que non se dera conta de que os raios de sol que o levaran o longo daquel día, foranse agochando, de un en un, nalgun lugar onde ningen os mirara, e así deixar o ceu as escuras pra que nada entorpecese a sempre máxica aparición da dona do firmamento. E así a descubriu, fermosa, brillante e digna. Namorárase perdidamente da lúa nada mais mirala aparecer. E pasara toda a noite mirando para ela, sin que o sono se atrevera siquera a aparecer, tendo medo de estragar a maxia que xurdira daquel encontro.

  E coñecera o sufrimento o mirala desdebuxarse pouco a pouco, cando os raios de sol voltaron a por él. Pero por moi prendado que quedara dela, debera seguir co seu camiño, mais deixaba colgado daquel ceu nocturno un anaquiño do seu corazón, un anaquiño que xa non lle pertencía, e que dende esa noite, brillaría na compaña de outros centos de miles de anaquiños de corazóns que tantos namorados deixaran antes ca él.

 Voltara de novo a voar na compaña dos raios de sol, que esta vez o levaran cara o mar, e de novo se asombrara co espectáculo.

 Nada mais chegar, puxerase a xogar coas areas que rolaban pola praia, e que non tiñan outra ocupación, ca aquela de rolar e rolar, empuxadas polo vento. Cando estivo canso de xogar, subírase no lombo dunha gran gueivota, e, agochado entre as suas plumas, sobrevoaran aquel mar que parecía de prata. Aquel animal planeaba a un suspiro da superficie, e mesmo parecía que quixese acariñar as olas, pero non se atrevía. Un voo rasante durante o cal, todo él, se impregnara daquel bendito cheiro a sal que xa por sempre lle faría compaña.

  Tra-la travesía marítima decidira poñer de novo rumbo o interior. Dun brinco abandoara aquel asento de privilexio, dende onde contemplara aquel inmenso espello, prateado as veces, pero sempre profundo e misterioso.

  E voltou a escuridade, e volveu namorarse. E de novo a noite en vela. E unha vez mais o sufrimento do amanecer…

                                                         

Adicado a María Mariño, homenaxeada nas Letras galegas 2007.

Gracias Taosen, pola tua axuda

Read Full Post »

Un día para olvidar

Ayer fue uno de esos días en los que te da por pensar que mejor haberte quedado en la cama.

Yo tiro mucho de Carrefour, he de reconocerlo. Mi economía me pbliga a ello. Así que ayer me fuí, de buena mañana, a por unos zapatos para mi mediana( tengo tres, recordais), como los que ya le había comprado a mi mayor un mes atrás. Cogí como cada vez que voy, el bus de las 9.30, con intención de volver, como cada vez que voy, en de las 11.00. Pero mal pensaba yo que los asuntos del metal influyeran en mi rutinario devenir.

Nada más llegar a Vigo nos encontramos la calle Buenos Aires cortada, pacíficamente eso si. Pero eso no quita que me produjera indignación observar como el más débil es, en todas las situaciones, el más afectado por cosas que no le tocan ni de refilón. Y si no que me expliquen los huelguistas en qué les beneficia a ellos que las señoras que iban en el bus, y que tenían cita médica, desde vete a saber cuantos meses, la perdieran por no llegar a ella. Y mejor no pensar en cuando volverán a tener cita de nuevo. A mi no me afectó en nada que no pudiera subsanarse con bajarme y seguir andando, pero seguro que como el caso de las señoras del bus hay cientos de historias.

Y como los reveses no vienen solos, llegando a mi destino, me encontré con que los zapatos en cuestión ya no estaban en su sitio. Me los encontré en un estante donde se suelen poner los restos de temporada a un precio menor. Mi inocencia me llevó a pensar que había tenido suerte. Pero va a ser que no.

Los zapatitos habían sido reetiquetados a un precio mucho más elevado del que yo los había comprado el mes anterior, eso sí, tenían encima al menos dos etiquetas más, como de haberlos rebajado en un par de ocasiones. Total, que lo que yo compré hace un mes por 9.90 euros, ayer marcaba 24.90, y tras supuestas rebajas los compré por 15 euros, ( es que le hacían falta). Barajé la posibilidad de presentar una queja, algo a lo que soy muy aficionada, pero no puedo demostrar que esos zapatos  estuvieran a otro precio anteriormente, por lo que decidí dar por bueno el dicho de que la venganza se sirve en plato frío. Así que me andaré con ojo.¿Creeis que podré quejarme en un futuro si demuestro mediante fotos el baile de precios?. Admito sugerencias.

En fin, que volví a casa en el bus de las tropecientas, por que la huelga seguía, me fuí a por mi peque al cole sin haber hecho la comida, y con la sensación de que por mucho que intentes ser civilizada y llevar una vida normal, siempre hay alguien dispuesto a joderte el día.

PD:( jajajajajajajajaja, nunca podrán conmigo, siempre me inventaré una nueva sonrisa)

Read Full Post »

Por favor, me gustaría saber por qué en esta última semana hay tantas visitas a esta carta (más de 300 visitas sólo ayer). Si son tan amables envíenme un mail para satisfacer mi curiosidad. Gracias.

Querida abuela:

He decicidido escribirte cada día un ratito, a modo de diario, ya que al tener un destinatario no se me hace tan frío.

Quizás te preguntes por qué te he elegido a tí. O tal vez no. ¿Como me gustaría saber como eras tú? Te recuerdo fuerte, valiente, decidida. Pero, ¿y si no eras así? No pienses que me sentiría defraudada, es sólo que tengo la pena de no saber cómo eras en realidad. A veces no recuerdo ni cómo era tu cara, pero sí recuerdo su tacto. Tus manos, ásperas por curtidas, casi puedo sentirlas. Pero solo casi. Y también tus ojos, porque los veo cada vez que veo a la tía Carolina, y a la tía la veo cada vez que me cruzo con un espejo. Yo no soy nada decidida, o eso creo, (no te preocupes, ya te acostumbrarás a mis dudas, te pongo sobre aviso de que dudo hasta de si respiro. Manías). Para según qué cosas no hay quien me pare. Otras, en cambio, las dejo pasar. O más bien, paso. Perdóname si a veces mi lenguaje no es el más adecuado. Consecuencias de vivir con jovencitas. Tengo tres, aunque las que me influyen son dos. La otra es pequeña y trato de influirle más yo, o al menos más de lo que le influyen ellas.

Acaban de perder a su segunda bisabuela, pero para ellas no ha sido más que mera información, ya que sólo la habían visto una vez, y eran poco más que bebés. Ya ves. La cara mala de encontrar marido a mil kilómetros de aquí. Para él, sin embargo, ha sido durísimo. Llevaba un par de semanas recordándose a si mismo en voz alta que debía llamarla por teléfono, pero siempre lo dejaba para el día siguiente. Cuando llegó la noticia fué terrible.

No sé si estas cosas tienen lado bueno, pero quise aliviarle haciéndole creer que sí. Le hice ver lo afortunado que era de poder recordar mil detalles, y no como me sucede a mi contigo.

Abuela, ¡cuántos besos me habrás dado!, y no recuerdo ni uno solo. Creo que el día que te fuiste  te llevaste contigo todos mis recuerdos de tí. Te pienso y lloro.

Read Full Post »

¿Y para qué??

Me reí un buen rato con esto cuando lo leí. Es un capítulo del libro de Jorge Bucay, “Cartas para Claudia”.

Cuentan q un señor llegó a una estación de tren, en un pequeño pueblo. Como llevaba tres maletas muy pesadas, trató de encontrar un maletero que le ayudara. Preguntó al jefe de estación y éste le dijo que buscara a Juancho, a quien encontraíia quizá en la plaza de enfrente. El señor cargo con sus maletas hasta llegar a la plaza y allí, tendido al sol en un banco encontró a un barbudo y desaliñado que supuso que era Juancho.__¿Juancho?__Si__¿Usted es Jancho?__Si señor, (contestó sin moverse)__¿Usted es el maletero?__!Ajá! (sin moverse)__Usted debería estar en la estación y no aquí en la plaza__¿Y para qué?__ ¿Como que para que? Estando allí encontraría al menos diez veces más pasajeros q estando aquí__¿Y para que quiero diez veces más pasajeros?__¡Para ganar más dinero!__¿Y para que?__¡Pero hombre! Para comprar una moto, por ejemplo__¿Y para que?__Para llevar las maletas en un remolque con la moto__¿Y para que?__Para hacer más viajes en menos tiempo__¿Y para que?__Para ganar más dinero, y con un poco de suerte, convertirse en un empresario de los transportes.__¿Y para que?__¡Para ganar mucho dinero!__¿Y para que?__Y cuando tenga mucho dinero, podrá vivir sin trabajar, y dencansar todo lo que quiera.__¿Y ahora que estoy haciendo?(contestó el hombre, abriendo un solo ojo).

Read Full Post »

Anoche no vi a mi marido. Curraba de tarde-noche, y aunque lo espero en el sofá, por una manía de esas que no entendemos ni los que la padecemos, no le vi. Pobre, encima de llegar hecho polvo, aun tiene que despertar a una marmota que hay en su sofá y llevársela a la cama.

Pues eso, como ni le vi, los intercambios de incidencias del día a día los hicimos al despertar. Lo mío no tiene nada de excitante, siempre es más de lo mismo. Lo suyo no es que diste mucho de lo mío, pero vamos, alguna cosilla jugosa siempre hay, algunas bodas dan para mucho.

Su segundo trabajo, el de los findes, está a cincuenta metros de la rotonda de entrada al pueblo. Estamos inmersos en la “Festa do choco”, aquí, en Redondela. Y ayer había control de alcoholemia en esa rotonda. Había dos, el la salida hacia Vigo y en la salida hacia el aeropuerto. Supongo que antes de poner un control, todo está más que estudiado, para saber exactamente donde han de ponerse. La mayoría de los que saldrían hacia Vigo serían jovenes con ganas de enlazar la verbena con la marchita, (esto es un suponer mío, por que con el tiempo que hace que no salgo….), y aunque no lo vimos, seguro que habría otro control en la otra punta del pueblo, en la salida hacia Pontevedra .

El caso es que todo el mundo en la boda se quejaba de que había un control, bajando a todos los santos, que digo yo, qué culpa tendrán de las decisiones policiales?. Se acordaban de las madres de todo el que perteneciera a la benemérita y soltaban por sus boquitas todas las lindezas que sus neuronas ebrias le permitían.

Y aquí es donde me pregunto yo: ¿Es que no se dan cuenta de que los controles serán necesarios mientras gente como ellos exista?, que mientras haya tipos que, despues de ir a una boda o berbena y zurrarle de lo lindo a todo licor que pase por sus narices, piensen que están capacitados para conducir?.

No digo que en estas campañas no exista un cierto afán de recaudación por parte del gobierno, pero si gracias a ese afán suyo, yo salvo mi vida, ¡que dios bendiga su afán!.

Y ahora le toca a la parte contraria, ( je je, hoy hay para todos).

¿Por que demonios se ha decidido penar al que avisa de un control, con el por todos conocido aviso lumínico?¿No será para que la gente no reduzca la velocidad y así poder pillar al loco in fraganti, y vaciar su bolsillo?. ¿En que quedamos?¿queremos o no queremos que la gente vaya a la velocidad establecida? Si es así, las autoriades competentes lo que deberían hacer es contratar una cantidad aconsejable de coches normales y corrientes que fueran por el país dando de luces a todo el que se cruzara con ellos. Todos levantaríamos el pie del pedal.

Decisiones como esta de no dejar dar de luces, es la que me hace difícil creer que su prioridad es protejernos, y me hace plantearme a veces, si los del “drinking” a destajo no tendrán su parte de razón.

PD:( Al que piense que soy una mojigata antialcohol, decirle que nadie se ha cogido cogorzas tan impresionantes como las mías, pero eso será otro día).

Buen domingo a todos, me voy a hacer la paellita.

Read Full Post »

Quiero ir andando a Roma.

Quiero raparme la cabeza al cero.

Quiero sentarme en el borde de la luna, con los pies colgando.

Quiero tener millones de libros.

Quiero tiempo para leerlos todos.

Quiero volar en ala delta.

Quiero operarme el pecho.

Quiero ser misionera.

Quiero ponerme al día con la plancha.

Quiero girar sobre mi misma con gravedad cero.

Quiero apoyar mi frente en el muro de las lamentaciones.

Quiero adelgazar para poder ser escaladora.

Quiero estar una semana sin tener que hablar……….

Read Full Post »

Perdón

He estado dándole vueltas a la entrada de ayer, y no me gusta.

No debería haberme quejado, en realidad no tengo motivos, pero menos hacerlo y después poner un poema que habla de los que realmente tienen problemas, y serios.

Pido perdón por ello, y en lugar de quejarme usaré mi pequeño arma , para llamar un poco más la atención sobre los que lo necesitan.

Read Full Post »

11788721468153.jpg
Pongámonos solo unos segundos en su piel.

Llegando la noche comienza su infierno, en una barca endeble carente de cielo, envuelta en orines, inmunda de ahnelos. Y emprenden su ruta por mares desiertos, olas de angustia sacuden su cuerpo, se amarran el alma, derivan en miedo:

“¡Quiero volver!.
¡Dejadme volver!,
que me envuelva la noche,
que me acoja el desierto,
que se mueran mis sueños
no me sirven de muerto”.

El mar esta en contra, no llegarán lejos. Apenas al alba vomitan el miedo, que aflije su alma y apaga su empeño. Se ve el horizonte, no pueden creerlo, burlaron la muerte rozando el  infierno. Ahora es de día. Comienzan de nuevo.

Read Full Post »

Hoy no sé sobre qué escribir. Tengo un mal día.

Me he levantado muy bien, con ganas de tirar de mi vida, con fuerzas, pero de repente algo que intento esconder en un rincón de mi memoria, ha conseguido asomarse a mi presente y me ha arruinado el día.

Es algo que me ha sucedido hace muy poco tiempo, tal vez por eso aún se sabe el camino de ir y venir.

Algunos ya sabéis que escribo algo que intenta parecerse a poesía, y de vez en cuando cuelgo alguna en un foro dedicado a ella, con la secreta esperanza de que a alguien le guste. Cinco o seis meses atrás, desde ese foro, me enviaron las bases para un concurso de poesía que se celebra en Torrejón de la Calzada, todo muy normal. Hasta ahí. Cuando me leí las bases y los premios, un detalle aceleró mis latidos, y otro me los paró de golpe. He de decir que en ese foro cuelgo como Malulha Guevara. Uno de los premios era la publicación de los poemas ganadores, y la editorial encargada de hacerlo, y aquí fue el acelerón, se llama Ediciones Vitruvio. Para alguien como yo, que cree ciegamente en el destino, esa era una señal que no podía obviar. Pero no había nada que hacer, volví a leer las bases: mínimo 500 versos, en poemas dedicados a un mismo tema o libres; y el plazo: 30 abril.

Mi vida es absolutamente absorvente. Supe en seguida que no me daría tiempo. Lo intenté, le robé al sueño horas que incluso no tenía, comimos más bocatas que nunca, pero cuando no puede ser es imposible.

Mi marido atravesaba una mala racha emocional y reclamaba mi atención más que nunca. Mi madre se operó de una rodilla y hube de atenderla durante dos meses. Y las niñas me “acusaban” de no hacerlas el caso que debía. Y para más inri, el único día que pude estar unas horas encerrada, y sacar algo que yo creí que merecía la pena, se me colgó el ordenador, no me dí cuenta y reinicié, perdiéndolo todo. Lloré toda la noche.

A quince días vista, tomé la decisión de no seguir. No tenía material suficiente. Un amigo me sugirió que lo completase con lo que tuviera ya escrito de antes, ya que las bases lo permitían. Pero yo no soy así. Si me propongo algo, o lo hago o lo dejo, pero no lo remiendo.

Hoy ha venido a mi mente la duda de si dejé pasar una vez más mi tren. Si debía haberlo intentado hasta el final.

 Nunca lo sabré.

El tema que elegí fué la inmigración. Aquí os dejo algo.

Ganas de nada

De noche y de día con frío en el alma,
sin más pertenencia
que tierra quebrada,
sedienta de muertos
a falta de agua.

Un negro horizonte con capa dorada,
efecto de un sol
que quema tu espalda,
que ciega tus ojos
que ahoga esperanzas.

Asomas al día con ganas de nada,
cubriendo tu cuerpo
con penas amargas,
la boca vacía,
la vida gastada.

El hambre te grita,
el hombre te calla.
El miedo te dicta,
la fuerza te falla.
El cuerpo tirita,
¡maldita batalla!.

Read Full Post »

Acabo de llegar del cole, de llevar a la pequeña, y por unas cosas o por otras siempre me vengo barallando. Es que no entiendo que puede pasar por la cabeza de determinadas personas para actuar como actuan.

Los niños para entrar al cole han de hacer su fila, y a estas alturas hay muy pocos indisciplinados. En las reuniones previas al comienzo de curso, nos dan una serie de indicaciones para que todo transcurra con un cierto orden, como es la puntualidad, tanto a la llegada como a la salida, y también el que dejemos un espacio entre las filas de niños y los padres, con el lógico fin de que todos podamos verlos y que los propios niños vean hacia donde van. Pues bien, no hay manera.

Siempre hay la típica madre que se queda al lado del niño en la fila, no vaya a ser que el niño sepa apañárselas solo, y entonces ¿qué haría ella?. Esto que parece una bobada se convierte es una falta de respeto, en primer lugar a las profes, a sus normas y a su empeño en conseguir la autosuficiencia necesaria para llevar a buen término cualquier proyecto que emprendan con los niños. En segundo lugar a los niños, ya que les niegan la oportunidad de valerse por sí mismos, que es lo que más les satisface. Y en tercer lugar al resto de padres, que nos quedamos “detrás de la barrera”, porque nos impide ver y babear al verlos irse cogiditos a la chaqueta del de delante, que por otro lado, no sueltan, aunque el de delante trace una impresionante curva que deja en evidencia, si es que cabe, que la curva siempre es infinitamente más larga que la recta.

Todo esto no sería tan grave, si esa “típica” fuese solo una, pero va a ser que no.

PD: Releído, he de decir que la falta de respeto a los niños debe ir en primer lugar.

Read Full Post »

Encuesta

¿Puede tener algun compejo una persona segura de sí misma?

Read Full Post »

Y si cuando despertemos
nuestras ganas de abrazarnos
han salido a por el pan,
y las manos que hablaban por nosotros
se entretienen en tejer desilusiones.
Y si cuando despertemos
tus caricias no me buscan,
por que tienen que arreglar el descosido
del faldón de la rutina.
Y si cuando despertemos
nuestros sueños se han dormido,
cansados de esperar en un cajón,
donde fueron a parar por un descuido.
Y si cuando despertemos
la vida ya se ha ido,
y mis ojos no te miran
por que miran al pasado.
…………….

Read Full Post »

Mi familia, pensaréis que como todas, es una familia muy rarita. Pero creedme que lo es. Sino, como esplicáis que jamás fuésemos a Santiago de Compostela, viviendo a 60 Km. Mis padres nunca se han interesado mucho por lo que a ellos no les ha llamado la atención, y no estoy echando nada en cara, no tengo valor para hacerlo de frente, no lo voy a hacer aquí. Simplemente es el camino para poner en antecedentes, sobre lo que voy a contar, a quien lea lo que voy a escribir. Tardé 35 años en ir a Santiago por varios motivos, entre ellos el que he explicado y que me fuí muy joven a vivir fuera de Galicia. Cuando regresé, nunca era el momento. Por unas cosas o por otras no podía, y confieso que me daba vergüenza que se supiera que no conocía Santiago. Cuando por fin se dieron las condiciones para ir, no quise. Y la razón no era otra que la de que llevaba un tiempo rumiando que, tal vez, había un motivo por el cual no había podido ir nunca. Y ese motivo podía ser que debía hacerlo, debía ir, andando. Y así empecé a planearlo, a cuadrar fechas que, teniendo tres niñas, no es nada fácil. Me di cuenta que Santiago no estaba lejos de mi en cuanto a kilómetros, sino en cuanto a cirscunstancias. Habían de coincidir muchos factores para que yo pudiese iniciar la marcha. Y así, un 7 julio del 2004, comenzamos el camino. La noche anterior apenas dormí pero me levante fresca como nunca, con una energía desbordante y saboreé cada momento. Quería comerme el camino. Salimos de Tuy. Mi primer sello fue como un diamante para mí. Para alguien como yo, que se siente en la naturaleza en su habitat natural, cualquier detalle que presencie mientras camina es un regalo, por lo que esa luz temprana del sol bordeando el Miño . . . . . . . ya me contaréis.

Nos hicimos dos etapas ese día, algo de locos, lo sé, pero yo me las hubiera hecho todas del tirón. No pudo ser. Mi hermana, compañera en ese viaje (y “delicadita”, todo sea dicho; un beso, guapa) acabó hecha polvo, y hubo que parar. A la porra, ya no podíamos seguir hasta quién sabe cuándo. Os lo diré: hasta diciembre. Era increíble, pensé que no podría ir nunca.

En diciembre retomamos, y fué fantástico. El día que llegamos era domingo. Habíamos utilizado una especie de guía que nos destacaba lugares que podían pasar inadvertidos. Entrando ya en la ciudad, mi hermana, que estaba harta de visitarla, quiso abandonar el trazado de la guía, ya que conocía el pueblo. Pero yo quería seguir la ruta, y decidimos separarnos y buscar la Catedral cada una por su lado. Pienso que en el fondo no me atreví a decirle a ella que yo necesitaba seguir sola. No soy nada religiosa, no quiero llevar a nadie a equívocos. Creo que el camino de Santiago es algo más que un asunto religioso. Es una búsqueda interna. Quedamos en vernos en la catedral, y continué sola, bajo una lluvia suave, con un único deseo… … llegar, por fin, a ver con mis ojos, aquella maravilla que tantas veces había visto a través de imágenes artificiales. Cada paso que dí y cada vez que me paré para consultar el libro, estaban, sin yo saberlo, siguiendo un ritmo marcado por mi destino, que tendría su culmen en mi llegada, pero ni lo presentía siquiera.

Domingo lluvioso, temprano; calles solitarias, de gentes y de coches pero, sin embargo, respeté un semáforo en rojo para peatones, sin esconderme de la lluvia, retrasando algo que no quería que llegase, porque todo final es doloroso, incluso aquel que se ansía. Verde. Cruzo y me adentro en el casco antiguo, veo entre los tejados una tajada de catedral, y me estremezco. Se va abriendo ante mí la plaza del Obradoiro y decido cruzarla sin mirar a la catedral hasta llegar al otro lado de la plaza y así poder contemplarla entera, de frente, como se merece. Crucé mirando al suelo, luchando contra mis ganas de girar la cabeza y mirarla de reojo. Llegada al punto que mi pensamiento  había decidido en una primera mirada, me giro y, antes de completarlo, empiezan a sonar, en una conjunción de sincronías que todavía hoy no me explico, todas las campanas de la catedral en una sintonía que no puedo, ni quiero, quitarme de la cabeza, y que me envolvió de tal manera que no sé cuanto tiempo estuve allí, parada , sin apartar mis ojos de la fachada, sin poder parar de llorar, sin querer parar de llorar, y con tal mezcla de sensaciones que algo mío quedó allí, de pie, para siempre. Aún no he vuelto a Santiago.

Read Full Post »

Older Posts »