Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26 febrero 2008

Bueno. Pues sí. Aquí andamos. Vale, vale. Ya.

Me voy de vacaciones.

Pues no, no son esas vacaciones que todos estáis imaginando. Son vacaciones blogueriles. Me ha costado mucho dar este paso. Mucho. Me cuesta muchísimo rendirme. Creo que no sé rendirme. Pero estoy absoluntamente agotada. Me levanto cansada, sobrellevo mi rutina cansada y me acuesto completamente rota. Hace siglos que no me encontraba así. Es más, creo que jamás me he encontrado así. A consecuencia de todo este cansancio no me cunden los días, es decir, no paro de hacer cosas y aun así me queda todo por hacer. Es una sensación extraña, como si alguien fuera detrás de mi deshaciendo todo lo que yo hago. Y esto ha repercutido (como ya habréis notado) en que os tengo abandonados. Tengo cientos de entradas pendientes de lectura, tengo a Lessing abandonada en la página 198, tengo una pila de ropa para planchar tan alta que creo que tendremos que abrir un boquete en el techo para que quepa.

Por tanto, me voy a dar un respirito. No echo la llave, ni mucho menos, no sabría, esto es como una droga para mi. Espero volver el lunes (sí, ya sé que esperabais perderme de vista unos días más, pero…). Dejo la puerta entornada, como en la aldea, y daré largos paseos por vuestros blogs, parándome donde me apetezca y charlando con quien me dé “leria”, sin prisas, como en la aldea……

Read Full Post »

Mi chica ya tiene cinco años. La fiesta bien, gracias. Muchos niños dando gritos, mucho confeti por doquier, el aspirador estropeado, los de la funeraria sacando el cadáver de la vecina…… vamos, lo normal en un cumpleaños.

Vale, tenéis razón, muy normal no es. Pero si lo vemos desde el punto de vista de mi siempre imprevisible vida, lo raro sería que algo transcurriera con normalidad.

Las cinco. A esta hora estaban citados los monstruitos y a esa hora empezaron a llegar. Juerga, algarabía, carreras pasillo arriba pasillo abajo. Merienda, regalos, piñata…La primera en abandonar: mi madre. Besos y hasta luegos. Sólo treinta segundos después primer timbrazo desde el portal:

Mamá -Nena, el portal está abierto y hay una caja tipo las que se ven por la tele en los accidentes de tráfico-. Yo (No haciendo mucho caso, debido a lo acostumbrada que estoy a las fantasías y exageraciones de mi madre) -Bueno, mamá, y yo que sé. Deja el portal abierto y ya está-.

La segunda en irse, la mamá de (y gracias a dios con)  la niña más repelente de todo Galicia: -Bueno, pues nos vamos ya, gracias y hasta luego. -Nada, gracias a ti por venir. Contad: uno, dos, tres, cuatro… veinte segundos y timbrazo en la puerta. La repelente y su madre: -Hola, mira, podemos pasar, es que están sacando un cadáver, o eso creo yo, porque está tapado con una sábana y sentado en una silla, y me han dicho que ahora no puedo bajar. Yo: (flipando) -¡Qué dices!

A partir de ahí imaginaros: pedir un silencio casi imposible a unas criaturas aceleradas por la adrenalina de una fiesta infantil, mi marido bajando a informarse y ofrecerse a lo que fuera menester, y a enterarse que la pobre señora había muerto a las cinco y cuarto, vamos, justo cuando empezaba el mogollón.

Digo la pobre señora, porque tengo sentimientos encontrados. Ya era mayor, estaba enferma y había sido operada varias veces. Pero tras vivir en la vivenda superior a la suya los últimos cinco años, durante los que nos hizo más de una puñeta, tengo una sensación extraña de alivio y pena. Era nuestra casera y en este compartir edificio hubo de todo. Momentos agradables, y momentos no tan agradables. En fin. Descanse en paz.

Read Full Post »

Si me permitís, la entrada de hoy tiene dueño. Cumple 37 añazos, y sé que esta canción le dirá todo lo que espera oir de mi.

.

Muy feliz cumpleaños, padre.

Read Full Post »

Coherencia o usura

Soy plenamente consciente de que la entrada de hoy puede costarme lectores, porque lo que voy a contar reconozco que tiene tela. Pero hace ya tiempo que no lucho contra mi misma, porque he aprendido que es tiempo perdido en vano.

Mi afición recicladora es desmesurada, casi enfermiza. Lo poco que me veo obligada a tirar por alguna circunstancia concreta me remuerde la conciencia días y días. Tengo guardadas telas de vestidos por si valen para cojines, cremalleras de chaquetas viejas para lo mismo; los folios donde vienen las circulares del cole las corto de tamaño pos-it para aprovechar la carilla trasera, que viene en blanco; la esponjita de la caja de un reloj que le regalé a Boss la utilizo de acerico; …

Con la comida no iba a ser menos. En mi casa cualquier sobra es susceptible de volver a la mesa tras una pequeña transformación. Aprovecho cada salsita o caldito, por poco que sea. Soy incapaz de tirar nada. Y llego a odiarme por ello. Desde el punto de vista de la comodidad, esta manía es todo un lastre, porque lo sencillo es tirarlo todo, fregar los cacharros y punto.

Ahora viene lo realmente chungo. Hace un tiempo que decidí dedicarme una hora para mí por las mañanas. Dejo a las niñas en el cole y me voy a tomar un café. Pero yo no tomo café, no me gusta. Yo tomo descafeinado de sobre porque así me echo muy poquito. Además no soy muy azucarera, con medio sobre me basta. Creo que ya imagináis por donde voy. Cada vez que abro el sobrecito del descafeinado y tengo que desechar el sobrante me llevan los demonios, porque sé que acabará en la basura.  Con los azucarillos, tres cuartos de lo mismo.  Así que, una de dos, o lo dejo para que lo tiren o me lo llevo para utilizarlo al día siguiente. Pero si me llevo los sobres empezados para utilizarlos al día siguiente le estoy ahorrando a la cafetería algo por lo que me cobran aunque no me lo tome, y ahí me sale la vena revolucionaria. Así que los que no abro me los llevo también. 

Al principio lo pasaba mal llevándome los sobrecitos, pero no más que lo mal que lo pasaba dejándolos. Y como ya he dicho, hace tiempo que aprendí a concederle ciertas licencias a mi manera de ser, por lo que he decidido llevar la coherencia a su extremo más radical. O puede que me esté engañando para no ver de frente mi vena usurera.     

Read Full Post »

sscn3673.jpg El otro día Lola me propuso un meme, y aunque hace tiempo que no suelo seguirlos, este me gustó mucho. Por fin parece que funciona la cámara, eso sí, despues de siete horas “fozando” en el cablecito del USB.

En fin, que esto es lo que llevo en el bolso: Pañuelos de papel con olor a miel, diadema de mi chiqui, apiretal por un tubo, caramelos de la caja de ahorros, toallitas húmedas, desodorante maravilloso de té verde, pastillas no recuerdo para qué, cartera, neceser, estuche para compresas y monederito de la Betty Boo, porque como buena recicladora que soy, aprovecho todo lo que mis hadas han aborrecido.

 Y diréis que es poca cosa. Pues sí, es poca cosa, y es que tengo truco: todas mis cosas estan repartidas por todos mis bolsos, con lo cual sólo hago pequeños traspasos, como monedero y neceser, y de todo lo demás tengo copias y variantes en el resto de los bolsos, jajajaja. Además, hace semanas que me ha dado por andar sin bolso, de ahí que esté tan limpito de tiquets y papeles varios. Bueno, vale, hay algunos que deben tener clips y caramelos de los que ya ni se fabrican, pero qué queréis, no iba a escoger el peor de ellos, no?? 

Read Full Post »

Son las 21:35, y acabo de colgar el teléfono: el resultado de la llamada no podía haber sido más satisfactorio.

El número de teléfono llevaba más de quince días aburriéndose bajo un imán en la puerta de la nevera. Cada vez que abría ésta, el número me gritaba: ¡cobarde!. Y no le faltaba razón. El miedo a no conseguir mi objetivo me disuadía de llamar, y me convencía de la conveniencia de seguir parapetada tras la incertidumbre y el pesimismo. Ansiaba que tal vez el destino diera un nuevo giro a mi favor, y me librara de esta angustia perenne de tener que utilizar el teléfono para resolver algo cuyo estatus de “pendiente” duraba ya demasido tiempo. 

Hoy he reunido el valor suficiente para llamar. Me lo pensé mucho antes de marcar los números que me pondrían en contacto con mi interlocutora. Los nervios se apoderaron de mi estómago nada más tomar la decisión de realizar la llamada. Una llamada que podría resolverlo todo o convertirlo en un enigma para siempre. Mi indefensión ante la persona que descolgara era una realidad incontestable. La ansiedad se prolongó a causa de no hallar respuesta en los tres primeros intentos. No había nadie. Tal vez no les guste contestar a desconocidos. Las nuevas tecnologías permiten ejercer tal derecho.

Al cuarto intento contestaron. Me identifiqué y expuse mi petición todo lo claramente que mis nervios me permitieron. Contesté a todas y cada una de las preguntas que me hicieron. Nombre, aspecto, color, olor…… Me las sabía de memoria. La respuesta que a priori podría parecer más difícil salió de mi boca fluyendo desde el corazón: largo texto aprendido desde la admiración, visualizado una y otra vez en una memoria de la que nadie podría haberlo arrancado. Ni la muerte hubiera podido borrarlo: Para Vitruvia (ML)…

Tras una mezcolanza de agradecimientos y excusas no pedidas, me despedí y colgué. He recuperado Mi tinta azul de la memoria.

Read Full Post »

cgfa_cezanne14.jpg En la pared, encima del ordenador, había una reproducción del Mardi Gras, de Cézanne…

Read Full Post »

Es increible cómo, a veces, un hecho cotidiano y rutinario es capaz de desembocar en una estampida de recuerdos que pugnan por destacar todos a la vez, y a tal velocidad, que la mente pasa de unos a otros sin que dé tiempo, en una primera revisión, a saborear ninguno. A mi me acaba de pasar.

El principio de todo ha sido la cartilla de vacunas de mi mayor. Tengo que buscar la original para contrastar la información que hay en la secundaría. Y buscando buscando, aparece de todo menos la susodicha.  En su lugar aparece todo tipo de papeles y pequeños objetos, todos ellos susceptibles de evocar algún recuerdo. Y me hace replantearme mi manía de guardarlo todo, porque me parece indigno tratar de semejante forma algo que debería tener un lugar privilegiado en mi memoria.  En cambio reposan aplastados unos por otros en cajas o carpetas alejadas ya no sólo de mi mente, sino también de mi vista, a la espera de que algún motivo ajeno a ellos les devuelva su razón de ser y les devuelva el estatus de tesoros. Y creo que es un trato muy injusto.

Y desde este pensamiento de la injusticia he saltado a una foto mental que hice hace muchos años, en la época en que mi vida era una pura locura.

Yo salía con un tipo casado. Sí, mucha locura, pero mucha vida. Ya he comentado que adoro las motos. Y él se compró una moto. Tardó su tiempo, (siguen saliendo recuerdos) porque aunque también su pasión eran las motos, quiso esperar hasta que la matrícula de la misma tuviera nuestras iniciales. Cuando la tuvo venía a recogerme, evidentemente, en moto.  Una tarde de sol maravillosa que él estaba apoyado en la moto, me aleje un poco y con las manos imité una cámara fotográfica. Emití un chasquido con la boca y guardé aquella imagen en mi mente. Y cuando por alguna razón la recuerdo, la veo más nítida que cualquier foto real que pueda guardar en un cajón.

Sé que no tiraré nada de lo que tengo por ahí guardado, pero cada vez que piense guardar algo más, me lo pensaré un poquito. Pensaré si prefiero otorgarle la libertad de entrar y salir que le proporciona  un lugar en mi memoria, o condenarlo al olvido encerrado en una caja. 

  

Read Full Post »

¿¿¿Si unimos mi pereza de hoy con mi escaso tiempo y con que la verdadera fiesta está en los comentarios de la entrada anterior, que nos da??? Ainssss, pues que hay que ir abajo, jajajaja. Besos.

¡Ah! y esto es visita obligada: El libro de Vitruvia

Read Full Post »

Bien, queridos, ante la impaciencia de algunas, la deseperación de otras, y la peligrosidad que supone para las uñas de otros el no haber empezado ya a leer a Lessing, propongo que decidamos día de una vez.

Yo había pensado empezar el viernes tarde-noche, ya que todos disponemos del finde por delante, incluso el sábado por la mañana, pero también he pensado en que esos días son aprovechados por la mayoría para el relax en compañía, por lo que  hacerlo el lunes sería otra opción. Pero claro, ahí se me cae la ilusión, porque yo empezaré seguro de buena mañana, y todos, o casi todos, estaréis trabajando, por lo que mi idea superromántica de empezar a la vez, osea, mismo día misma hora, por aquello de la quedada mental, se cae completamente. Tercera opción es empezar lunes por la noche, así la idea original de “todos a la vez” sería posible.

Lo dejo en manos de la mayoría, y por supuesto se pueden aportar más opciones, tantas como participantes.

Otra cuestión pendiente es la de fijar un día para colgar la entrada, y ahí no me atrevo a proponer porque cada uno tiene un ritmo de lectura, y no todos disponenmos del mismo tiempo. Delego en vosotros.

Venga, va, que aunque “Crónica del pájaro que da cuerda al mundo” me tiene absorvida, estoy que me subo por la paredes por empezar. 

Read Full Post »

Vale, las listas son las siguientes:

Primera, la de los que hemos hecho los deberes y ya tenemos el libro: Errante, Blasfuemia, Mariano, Belén, Banderas, Maite, Irreverens, Eifonso, Estilográfic, Lola, Iván, Clandestino y yo misma.

Segunda, la de los que se apuntaron pero aun no han hecho los deberes: Interrogación, Chú.

Tercera, la de los que se apuntaron pero no estoy segura de si siguen queriendo o no: Paco, Alfman.

Cuarta: La de los que votaron pero sospecho que no sabían ni qué, jajajaja: Jovekovic.

Cambiaré vuestros nombres de lista a medida que me confirméis o no vuestro lugar en ellas.

Permitidme la bordería de deciros que si alguien no quiere o no puede nos lo comunique ya, básicamente por que algunos nos subimos por las paredes y tenemos que tener el libro atado con cuerdas para resistir la tentación de echarle una ojeada a las primeras letras (me refiero principalmente a mi). Tened piedad.

PD: Que sepáis que nos han linkado ( y digo nos, porque en esta bonita locura estamos todos)  en algún rincón de este gran universo que es Internet, bajo el título “Esto sí que es fomento de la lectura”, y tienen razón ¡qué coño!

Read Full Post »

Retiro momentáneamente hasta mañana mi entrada de hoy, para colgar este manifiesto por parecerme el mismo necesario y sumarme así a la decisión de publicarlo de varios blogueros “ante las actitudes tanto de la Conferencia Episcopal como del PP como de determinados medios de comunicación, con ataques frontales a todas las medidas sociales llevadas a cabo por el Gobierno y con tintes claramente nacionalcatólicos”  Entrecomillado de Mariano Vega, el zurdo.

Como ciudadanos convencidos de la bondad del laicismo, que propugna la construcción de espacios comunes de tolerancia y convivencia, en los que todos puedan relacionarse de manera respetuosa y libre con todos, hemos de manifestar nuestra disconformidad e incomodidad con la actitud tomada por la Conferencia Episcopal Española, en relación a las medidas sociales del Gobierno; especialmente las referidas a la equiparación de los derechos de todos los españoles, con independencia de su orientación sexual.

Asimismio, manifestamos nuestro profundo desacuerdo con las presiones de la Conferencia, para evitar las conversaciones entre representantes gubernamentales y ETA, que tienen por objetivo iniciar el proceso de negociación, que finalice con la pesadilla del terrorismo o, al menos, con una parte de ella. En este punto creemos que la actitud de la Iglesia es, además de claramente partidista, hipócrita, dada la multiplicidad de ocasiones en las que la Iglesia, ha participado como mediadora en procesos similares, incluidos los que se llevaron a cabo durante la presidencia del señor José María Aznar López.En consecuencia, creemos que debe cerrarse de una vez el proceso de transformación de España en un estado laico, mediante la derogación unilateral de Concordato vigente con el Estado de Ciudad del Vaticano. Además, debe cesar toda participación de las autoridades del Estado, en su condición de tales, en ceremonias religiosas del signo que sean.

En último lugar, y teniendo en cuenta todo lo anterior, pedimos que en las elecciones generales del próximo día 9 de marzo, se vote a las candidaturas de las fuerzas políticas, que claramente se han manifestado a favor del matrimonio entre ciudadanos del mismo sexo, de una nueva ley de plazos para la regulación de las interrupciones voluntarias del embarazo, de una ley para una muerte digna, y, finalmente, de la negociación política con ETA, en las condiciones antes expresadas.

Todo el que quiera, puede colgar este manifiesto en su blog. También puede enviarlo a:

Presidencia del Gobierno: jlrzapatero@presidencia.gob.es
Conferencia Episcopal: conferenciaepiscopal@planalfa.es

Partido Popular: atencion@pp.es

 

Read Full Post »

Ayer Interrogación nos hablaba de regalos ( y más, hay que leerla, como siempre). Del gusto de hacerlos o de recibirlos. De si son esperados y de compromiso o de si son hechos con el corazón. Siempre he creído que si un regalo no sorprende no está completo. Y leerla me hizo recordar uno muy especial que yo hice (sí, soy así de modesta). Me encanta hacer regalos, mucho más que recibirlos, y mira que recibirlos me gusta. En mi familia ya me conocen, tengo fama de sorprender siempre. De una u otra manera me apaño para que aunque el regalo sea esperado, sorprenda, porque si no es así pierde toda la gracia, por muy especiales que sean tanto el día como el regalo (creo que esto ya había quedado calro, jajajaj).
Boss es granadino, y él y su familia han tenido que “subir” siempre a trabajar a Cataluña. Allí le conocí yo. Poco después recalamos en Galicia. Su madre, tras enviudar, volvió a Granada,  con su hermana pequeña y su hermano mayor. Otra de sus hermanas se casó en Cataluña y allí tiene su vida. Una tercera se casó con un canario y va y viene por toda la geografía. El caso es que nunca coincidían por navidad, bueno, ni por navidad ni por nada. Pasan años sin verse todos juntos.
Hará unos seis o siete años me enteré de que su hermana “canaria” pasaría las navidades en Granada, y vislumbré el regalo perfecto. Sin que él sospechara nada llamé a su hermana “catalana” y le dije que si ella hacía todo lo posible por “bajar” en navidad, yo haría lo imposible para conseguir el dinero para que Boss también fuese. Sería mi regalo de Papá Noel anticipado. Y así lo hicimos. Ella, al principio, no tenía claro si podría ir, pero tras mi “presión” trapicheó con sus jefes para conseguir unos días libres y yo conseguí dinero para el billete. Todo esto en el más absoluto secreto. Además de hacerlo a escondidas de Boss, lo hicimos a escondidas de su madre y del resto de la familia. Vamos, lo que se dice matar dos pájaros de un tiro.
Tuve la maleta de Boss hecha y escondida un par de días. Llegó el día que debía irse y se fue a trabajar con toda normalidad. LLamé a mi cuñado, metimos la maleta en el coche y nos fuimos a buscarle. Cuando salió para comer le estábamos esperando. Él pensó que íbamos para casa, pero al ver que nos desviabamos le conté que se iba a pasar las navidades con su familia. Le expliqué que llevaba de todo para asearse un poco en la estación, antes de subir al tren. Que tenía que llamar a su jefe y contarle una milonga de por qué no iba a currar por la tarde, que le echaría mucho de menos y que nos veríamos una semana después. Mereció tanto la pena ver su cara que aun me emociono cuando lo recuerdo. Sólo encontró un pequeño fallo en el plan, y es que ni las hadas ni yo podíamos ir, no había dinero suficiente.
Sé que la alegría de encontarse todos juntos el día antes de nochebuena, sin esperárselo, superó con creces lo que yo había imaginado, y no me importó nada habérmelo perdido, porque lo vi en su mirada cuando regresó.

Read Full Post »

Hoy, batiburrillo

Vamos a ver por donde empiezo. Hoy es el cumpleaños de mi padre. Sí, el día siguiente al mío. Y lo que son las cosas, Boss cumple el 22 y mi peque al día siguiente. Casualidades. Ayer tuve dos regalos sorpresa. Por un lado mi hermana me regalo una preciosa pluma (lo siento Mariano, no pretendo darte envidia) con la que pienso escribir todas las cartas que envíe a partir de ahora. Y por otro lado, una amiga suya que vino a tomar café me regaló un presioso marcapáginas metálico, con un elefantito encima con su trompa para arriba, que dicen que da buena suerte. Supongo que mi hermana la habrá puesto en antecedentes ya que nos conocemos hace poco, pero es que ha dado de pleno. Me ha venido que ni pintado para empezar Crónica del pájaro que da cuerda al mundo. Sí, caí, no pude evitarlo. Me lo encontré nada más entrar en la librería, y una vez calculado el precio de ambos juntos, me lo regalé por mi cumple. El de Doris Lessing lo encargué, mañana me lo traen, y en una edición bien baratita, así pude comprarme los dos.

El marcapáginas ya tiene su pequeña historia, cómo no. Mis costumbres van por temporadas. Ahora me ha dado por no llevar bolso. Sólo me llevo el DNI, la tarjeta, dinero suelto y un libro. Así me fui esta mañana al super tras mi hora de cafetería. Ya no voy a Luada, ya sabeis, pero sigo dándome mi hora de lectura en otra. Bueno, llego al super, compro, y me pongo a la cola para pagar. Miro el libro: ¡¡no hay marcapáginas!! ¡¡Dios!!, salgo despavorida a desandar el pequeño recorrido. Gracias a dios tengo muy buena  memoria a corto plazo y presumo de mucho sentido de la orientación. Miré todo y nada. Pregunté por todas partes, casi no hay gente, el suelo muy limpio y despejado. Nada. Vuelvo a la caja acordándome de San Antonio (ya os contaré otro día la historia) y allí estaba, dentro del cesto de la compra. Ainsssss, mi corazón un día de estos dirá: ¡ahí te quedas! 

Lo de corazón también lo digo por las agradables sorpresas que me llevo. Ayer, sin ir más lejos, desde Vigo me hicieron un precioso regalo. Miradlo aquí. Gracias querido Banderas.

Y nada más. Estoy esperando un envío de Belén que me tiene en ascuas. Sea lo que sea: postal, carta o rinoceronte, me hace muchísima ilusión, pero nada, que no llega. Ainsss, pobre corazón mío.

 .

ACTUALICEIXON: Errante, Blasfuemia, Mariano y Belén ya tienen el libro. Alguien más?

Read Full Post »

Sé donde ocurrió. Fue en la estancia más grande de la casa, espacio diáfano que aunaba muchas funciones: comedor, dormitorio, sala….. y a partir de ese día paritorio. El encargado de ayudar en el parto se llamaba Don Pepe, y como enfermeras de lujo mi abuela y la vecina, siña* Isaura. Los gritos de la parturienta podían oirse en toda la aldea. Mi hermana mayor y mi padre, exiliados en la solaina*, eran los principales oyentes.

Puede que fuera un lunes, o puede que un viernes, qué importa el nombre que se le dé al tiempo que la Tierra emplea en dar una vuelta alrededor de su eje. En cualquier caso era el sexto día del segundo mes de un año que, por alguna razón tan válida como errónea, es identificado como 1970. Yo preferiría algo más original, pero nadie sabe medir con exactitud la edad del universo, qué se le va a hacer.

¡¡E unha nena!!

Mi llanto abrió la frontera a los exiliados, y a decenas de vecinas que traían Sanson* y chocolate negro, y que mi hermana miraba con los ojos de quien con diez años está harta sólo de hambre. Al menos mi nacimiento trajo algo bueno a casa, ya que del pan debajo del brazo prometido nunca se supo.

Esta tarde se cumplirán 38 años del nacimiento de esta que firma. Tuve la fortuna de nacer lejos de hospitales asépticos y fríos. Tuve la fortuna de romper la cotidianeidad en la casa de un pobre cualquiera, el tiempo justo de asomar la cabeza, y traer alborozo adonde sólo había miseria, menos que en otros sitios, sí, pero miseria al fin y al cabo. Puede que por ello no pueda, ni quiera, librarme de esa querencia por la tierra, por mi Amoedo, punto exacto del planeta, esta vez sí, donde sé que he nacido. No he llegado muy lejos, pero del camino andado he saboreado cada paso, y me quedan al menos otros 38 de seguir saboreando. A positiva no hay quien me gane.

.

  • *Siña: señora
  • *Solaina: especie de terraza interior de las casas gallegas donde da mucho el sol
  • *Sanson: vino dulce

Ahora me voy a Vigo, a ver si me tropiezo con Doris y me la regalo .

Por favor, mirad que delicia me han dedicado esta mañana   

Read Full Post »

Ya llego, ya llego. Ando que ya no sé si ando. Tengo a Boss de médico en mutua y tiro porque me toca. Tengo a la peque de pediatra con mocos y flemas. Tengo, tengo, tengo, tú no tienes nada…..ah!, no eso era otro tema.

Bueno, si no he contado mal, y ahí estan los votos para que alguien me corrija, Doris se he erigido vencedora por un voto de diferencia con el japonés y cuatro sobre Clara Sánchez. Los que no han votado estan a tiempo de hacerlo si lo consideran necesario, o de no hacerlo si están de acuerdo. 

Ahora es el momento de presentar fechas para empezar la lectura. Yo propongo que cada uno calcule el tiempo que necesitará para tener el libro. No quiero meter prisa a nadie, pero opino que cuanto antes mejor,  porque parece que al final participará  mucha gente y estaría bien que nadie hiciera esperar al resto demasiado tiempo. Yo me aventuro a decir que un par de semanas es un tiempo aceptable para comprar el libro. ¿Qué opinais?

Una vez aceptada por consenso la fecha límite para disponer del libro estableceremos el día en que iniciaremos la lectura. Y si estoy resultando demasiado sargento me lo decís, ¿vale?

Read Full Post »