Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Animales de compañía’ Category

El pasado viernes, cuando recogí a  mi chiqui en el cole, sucedió algo que iba a cambiar por tiempo indefinido nuestras vidas. Ese día, y en ese momento, conocí a Juana, pequeña, tranquila, y a simple vista sin muchas aspiraciones más allá de las comunes a cualquier vida. A Felipe, en cambio, se le intuyen visos de alma aventurera. Con más corpulencia que su compañera de viaje, emprende más a menudo de lo habitual excursiones temerarias.
Cuando les conocí viajaban en un folio en blanco, arrugado, sin conocer su destino y aparentemente carentes de expectativa alguna sobre él. Tras la desoladora imagen que traspasaba ese folio en blanco, empecé a vislumbrar un futuro mejor para Felipe y Juana. Dibujé en mi mente su entorno, su destino,…….
Pero me falta experiencia, y he decidido pedir, desde aquí, consejo a expertos de la talla de Mariano, y tampoco desdeñaré los de Cov y Banderas, gentes doctas tambien en la ardua tarea de cuidar caracoles. Sí amigos, Juana y Felipe son dos adorables caracoles, que han venido a caer en nuestras manos por obra y gracias de la profe de mi pequeña. De modo que esta es mi súplica de ayuda para llegar a buen puerto, porque mi espíritu no sobreviviría al infortunio, si por un mal hacer, Felipe y Juana, no alcanzaran, cuando menos, una esperanza de vida acorde con los caracoles del mundo.

Anuncios

Read Full Post »

Acabo de llegar del cole, de llevar a la pequeña, y por unas cosas o por otras siempre me vengo barallando. Es que no entiendo que puede pasar por la cabeza de determinadas personas para actuar como actuan.

Los niños para entrar al cole han de hacer su fila, y a estas alturas hay muy pocos indisciplinados. En las reuniones previas al comienzo de curso, nos dan una serie de indicaciones para que todo transcurra con un cierto orden, como es la puntualidad, tanto a la llegada como a la salida, y también el que dejemos un espacio entre las filas de niños y los padres, con el lógico fin de que todos podamos verlos y que los propios niños vean hacia donde van. Pues bien, no hay manera.

Siempre hay la típica madre que se queda al lado del niño en la fila, no vaya a ser que el niño sepa apañárselas solo, y entonces ¿qué haría ella?. Esto que parece una bobada se convierte es una falta de respeto, en primer lugar a las profes, a sus normas y a su empeño en conseguir la autosuficiencia necesaria para llevar a buen término cualquier proyecto que emprendan con los niños. En segundo lugar a los niños, ya que les niegan la oportunidad de valerse por sí mismos, que es lo que más les satisface. Y en tercer lugar al resto de padres, que nos quedamos “detrás de la barrera”, porque nos impide ver y babear al verlos irse cogiditos a la chaqueta del de delante, que por otro lado, no sueltan, aunque el de delante trace una impresionante curva que deja en evidencia, si es que cabe, que la curva siempre es infinitamente más larga que la recta.

Todo esto no sería tan grave, si esa “típica” fuese solo una, pero va a ser que no.

PD: Releído, he de decir que la falta de respeto a los niños debe ir en primer lugar.

Read Full Post »